5 claves para adaptar tu oficina a las necesidades del futuro

5 claves para adaptar tu oficina a las necesidades del futuro

Las nuevas tecnologías han cambiado nuestra forma de trabajar y gracias a ellas cualquier lugar con acceso a internet y cobertura puede convertirse en una oficina. El teletrabajo es además una opción cada vez más demandada por los empleados y muchos auguraban el fin de los espacios de trabajo tradicionales, pero parece que se equivocaban…

Los expertos advierten que los empleados que desarrollan su trabajo desde casa desarrollan un menor sentimiento de pertenencia a la empresa y por tanto menor compromiso a largo plazo, lo que puede provocar problemas para ambas partes.

Ofrecer a los empleados un espacio de trabajo al que quieran ir, donde se sientan a gusto, fomente sus capacidades y les haga más productivos es vital si queremos que vuelvan a trabajar en las instalaciones de la empresa y recuperar un trato más humano.

Para ello será importante diseñar (o rediseñar) las oficinas en base a estos cinco pilares, pero siempre teniendo en cuenta las necesidades específicas de cada empresa y de sus trabajadores.

El bienestar o wellness. Un empleado que disfrute de un estado físico y emocional saludable es un trabajador competitivo y productivo para la empresa. Destinar o adaptar espacios para actividades dirigidas a la mejora física, el coaching, elegir muebles ergonómicos, cuidar la iluminación, la acústica… son medidas muy valoradas por los trabajadores y un atractivo importante para las nuevas incorporaciones.

La flexibilidad del espacio. Cada año surgen nuevos perfiles profesionales con unas necesidades distintas, lo que a menudo obliga a adaptar los espacios a nuevas actividades. Además, el concepto “open power space” cada vez coge más fuerza dentro de las empresas que buscan no democratizar los espacios y eliminar los despachos. Los puestos de trabajo fijos se eliminan y es el empleado quien elige dónde trabajar en base a la tarea que quiera desempeñar.

La concentración y privacidad. Una queja generalizada de los “open power space” es a menudo la dificultad para centrarse en la tarea. Las conversaciones que surgen alrededor, las reuniones improvisadas y el ruido general evitan la concentración de quien debe trabajar de manera individual. De hecho, este es uno de los principales argumentos que los trabajadores utilizan para apoyar el teletrabajo ya que en casa no son “molestados”. Por ello es importante que haya espacios adaptados donde se puedan tener video llamadas, conversaciones ajenas al resto de compañeros y demás situaciones que requieran privacidad.

La revolución tecnológica y digital. En la actualidad cuesta pensar en un trabajo donde no haya que depender de la tecnología. Pero el ordenador y los smartphones no son los únicos elementos que nos hacen la vida laboral más fácil. Existen otros dispositivos a nuestro alrededor que permiten que nuestra actividad se desarrolle de una manera más sostenible, eficiente y productiva: termostatos, detectores de presencia, perlizadores, optimizadores de recursos, sistemas de gestión…

Actitud y creatividad. Ya en las películas llevan años mostrándonos la amenaza que supone la inteligencia artificial para numerosos puestos de trabajo, pero hay algo contra lo que las máquinas no podrán competir que es la imaginación y la creatividad de cada uno. Brillarán aquellos profesionales que aporten las mejores ideas, que planteen soluciones alternativas a las convencionales y hagan varias lecturas de una misma situación. Por ello a la hora de pensar en los futuros espacios de trabajo es importante asesorarse por profesionales del sector que planteen y diseñen zonas que contribuyan y fomenten la creatividad de los empleados.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies