El ‘coworking’ crece un 20% en Europa y acapara el 9,9% de la absorción de superficie de oficinas en 2018

El coworking crece

El ‘coworking’ crece un 20% en Europa y acapara el 9,9% de la absorción de superficie de oficinas en 2018

Coworking ya no es un concepto limitado a nuevas y pequeñas empresas, las grandes corporaciones también están empezando a adoptar esta tendencia creciente. Hasta hace dos años, la mayoría de las grandes empresas no consideraban el coworking como una opción viable para sus empleados. Sin embargo, actualmente, las corporaciones de distintas industrias consideran activamente las opciones y posibilidades que ofrece el coworking.

Grandes corporaciones como Microsoft y Deutsche Bank, y otros grandes pesos pesados del mercado laboral han convertido los espacios de trabajo en común en “el proyecto” para el futuro de sus empresas. WeWork, por ejemplo, alberga a 300 empleados del banco HSBC en su espacio de Hong Kong.

Las grandes empresas utilizan el coworking en lugar de las oficinas tradicionales y aprovechan estos espacios más atractivos para promover innovación y colaboración entre sus trabajadores. Por eso, seguramente en el futuro cada vez más empresas se unirán al mundo del coworking.

Coworking es el futuro. Claramente, el coworking es un mercado prometedor que continuará prosperando a medida que se convierta en lo habitual para las empresas. Este año traerá aún más diversidad a la industria, incluyendo tipo de miembros y clientes, representación de género y ubicación física.

El coworking se ha convertido en la nueva norma, ya que se ha convertido en el lugar de trabajo deseado y preferido de los empleados. Esto se evidencia en el hecho de que las grandes empresas buscan cada vez más mejorar la experiencia laboral como medio para atraer y retener el talento, y que un porcentaje significativo de los trabajadores que tienen la opción de trabajar desde casa, o en una cafetería prefieren trabajar desde un espacio de coworking.

El coworking ha recorrido un largo camino desde 2005, cuando se abrió el primer espacio de coworking moderno; y aunque no existe una fórmula secreta para obtener el espacio “perfecto”, ahora existen espacios de todas las formas y tamaños para satisfacer las demandas del mercado. En consecuencia, en los últimos años hemos visto a los propietarios de espacios de coworking adoptar modelos de lugares de trabajo híbridos, abrir nuevos nichos de mercado, e invertir miles de millones de dólares en la industria.

Uno de los principales facilitadores del espacio de trabajo conjunto han sido los avances tecnológicos. Una infraestructura de tecnología de sistemas avanzado con Internet rápida y fiable ha sido la base para el éxito de estos espacios de trabajo conjunto.

Conforme aumenta la competencia entre los proveedores de co-trabajo, los operadores tienen que agudizar el ingenio y aprovechar la forma en la que la tecnología puede diferenciar sus espacios. A medida que los edificios se hacen más inteligentes y empezamos a entender cómo podemos utilizar mejor el espacio, esto será necesario para los usuarios y las necesidades actuales.

Madrid y Barcelona son claros exponentes del crecimiento del 20% del coworking en Europa y están en el noveno y décimo puesto del ranking de porcentaje de contratación de oficinas flexibles sobre el total del mercado en 2018.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies