La relación con los proveedores es un componente básico para alcanzar el éxito

Relación con los proveedores

La relación con los proveedores es un componente básico para alcanzar el éxito

Las empresas se componen de personas y son las que le dan valor a las mismas. Bajo nuestro punto de vista, las relaciones en cualquier ámbito (y más si cabe en el laboral), deben de establecerse sobre un pilar fundamental, la confianza. Cualquier relación profesional debe asentar sus pilares sobre esta condición si no quiere estar condenada a la falta de entendimiento y consecuente fracaso.

Aunque cada una de las partes defienda los intereses de su empresa, no pueden por esto perder el hábito de escuchar, empatizar y tratar de llegar a acuerdos que finalmente sean interesantes para ambas posturas, y esto alimentará la buena relación. No siempre tenemos que ganar y tener razón dentro de la relación, a veces, habrá que hacer un ejercicio de empatía y ceder. Esto no debe entenderse como una rendición sino como una inversión que realizaremos dentro de la relación.

En toda relación siempre hay una de las partes que da más, el 50%-50% no es lo habitual. Cuanto más nos acerquemos a ese punto mejor funcionara la relación, y cuanto mayor sea esa distancia menos posibilidades de durabilidad tendrá dado que esta diferencia es directamente proporcional al tiempo que pasara hasta la ruptura.

Debemos de cuidar las relaciones con nuestros proveedores si queremos obtener buenos resultados de cara a nuestros clientes. Al fin y al cabo, nosotros también nos convertimos en el proveedor de nuestros clientes.

A los proveedores se les debe tratar como empresas colaboradoras externas con una función clave dentro de nuestra actividad, y pensar que lo que se deriva de esta relación redundará en la satisfacción de nuestros clientes, la suya y por supuesto la nuestra.

Las empresas que utilizan a los proveedores como pañuelos de usar y tirar no tienen futuro. Son empresas abocadas a corto plazo a su extinción, arrastradas por su mala praxis.

Hoy en día se habla mucho de la conciliación laboral, la flexibilidad, la eficiencia, los espacios colaborativos, el trabajo en equipo… Medidas que, en mi opinión, debemos de hacer extensible en la medida de lo posible a la relación que mantenemos con nuestros proveedores. De este modo conseguiremos establecer vínculos muy fuertes que contribuirán al éxito de cualquier negocio.

 


Quizás te puede interesar:


 



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shall we call you?



Te llamamos...