Un estudio demuestra que los escritorios sin separar son más saludables para los empleados

Un estudio demuestra que los escritorios sin separar son más saludables para los empleados

Un estudio estadounidense publicado en Occupational & Environmental Medicine ha concluido que las oficinas tipo “open space” u “open bench” son mas saludables para los empleados que otros espacios de trabajo con distribuciones más clásicas. En parte se debe a que estos espacios favorecen la actividad física y reducen el nivel de estrés.

El estudio, basado únicamente en la observación, se centró en 231 trabajadores los cuales trabajaban en distintas oficinas con diferentes ambientes:
Escenario 1
Oficina tipo “open space” sin separación, o muy poca, entre las mesas de trabajo.
Escenario 2
Puestos de trabajo divididos en cubículos aislantes mientras el empleado está sentado.
Escenario 3
Despachos completamente cerrados.

Durante tres días y dos noches cada participante llevaba un sensor cardiaco y al mismo tiempo se monitorizaba su actividad física. Mientras se medía la intensidad de sus movimientos también tenían que responder desde sus teléfonos móviles qué estado de ánimo sentían a cada hora durante su jornada laboral. Finalmente elaboraron una encuesta para evaluar sus niveles de estrés.

A la hora de obtener los resultados descubrieron que los empleados que trabajaban en las oficinas abiertas sentados en escritorios contiguos registraron un 20% más de actividad física que los compañeros que trabajan desde cubículos y un 32% más que aquellos que se sientan en despachos aislados.

En cambio, los niveles de estrés eran mayores entre los trabajadores de más edad y más peso. Y es que el estilo de vida tiene mucho que ver con el nivel de estrés dentro y fuera de la oficina. Un 14% de empleados activos físicamente experimentaron menores niveles de estrés que aquellos que tienen una vida más sedentaria.

Por su carácter observacional este estudio no puede detallar las causas que explican estos resultados. De hecho, los expertos señalan que otros factores como el diseño de la oficina, la disposición de salas para reuniones, las zonas de desconexión, el número de escaleras y ascensores… pueden influir en estos resultados.

Así que, una vez más, la ciencia apoya las oficinas abiertas y colaborativas permitiendo que la comunicación entre empleados fluya de manera más ágil, aumentando la productividad y el nivel de reacción ante posibles conflictos, y por tanto beneficiando la productividad de la empresa.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies